Jamás ha sido un secreto que el estado anímico de un trabajador siempre afectará directamente la calidad de su trabajo, sobre todo el aumento de la productividad.

Sin importar si es por una empresa de maquila de nómina o por un departamento de recursos humanos, la contratación de un empleado no es barata, si consideramos la inversión que se destina, tanto económica como en tiempo-hombre a los siguientes conceptos por lo que podemos ver lo cara que resulta dicha contratación:

  • La publicidad de la vacante.
  • Las llamadas a candidatos.
  • Las entrevistas y los exámenes psicométricos.
  • La selección y sucesiva capacitación.
  • La obligada curva de aprendizaje del nuevo empleado (con todos sus errores costosos).
  • Su integración con el resto del equipo.
  • El trabajo del área de R.H. para lograr todo lo anterior.

Lo dicho, la inversión es sumamente alta y lo menos que esperamos es que el nuevo empleado renuncie al poco tiempo por motivos “desconocidos” para nosotros, estas cifras te ayudarán a entender mejor este punto:

Muchos empresarios descubren demasiado tarde que el motivo por el cual renuncia tanto el nuevo personal, como el que lleva más tiempo en la empresa, es que tienen un jefe horrible y sobre todo un mal líder.

Jefe Horrible

Imagen original: www.pinterest.com

Pero la renuncia de los empleados no es el único daño que puede producir un mal líder, un estudio realizado por la empresa Gallup reveló que aquellos trabajadores que no tienen una adecuada dirección, además de una mala o nula retroalimentación de sus jefes, son 50% menos productivos y un 44% menos rentables.

Como ya lo mencionamos, un mal líder, no solo afecta el estado anímico del empleado, el cual es sumamente importante para un buen desempeño, sino también afecta su concentración y su desarrollo en la empresa.

En pocas palabras, un mal líder es la fuga de efectivo más grande que puede tener una empresa, debido a lo anterior veamos 10 señales que nos dirán si nosotros (o alguien de nuestro personal) es un mal líder:

1. Tiene un Carácter Inestable

Todos somos humanos y tenemos días difíciles, pero los cambios de humor impredecibles hacen que cualquier jefe se vea como un verdadera “mina explosiva” que con cualquier contacto puede explotar, “regalándole” un terrible inicio de actividades al resto del personal.

El principal problema de este tipo de “líder” es que provoca mucho temor en sus subordinados, los cuales, debido al carácter inestable de su jefe, no le reportarán los problemas de la empresa, provocando situaciones más difíciles a la organización.

2. No Crece ni Evoluciona

Las reglas del juego cambian muy rápido y si los líderes no aprenden cosas nuevas, no mejorarán, ni evolucionarán.

Esto los muestra como anticuados ante el resto del equipo y por lógica esto le hace perder influencia ya que no tiene nada nuevo que aportar a los demás.

El buen líder tiene que ser consciente de que las alternativas no son amenazas, porque de lo contrario arrastrarán a toda la empresa con ellos hacia abajo.

¿Por qué Innovar?

Porque Innovar

Fuente: http://ticsyformacion.com/2015/03/19/innovar-o-morir-tecnologia-para-la-competitividad-infografia-infographic

Un mal líder no sabe que el día que deje de aprender, dejará de crecer, junto con el área que dirige.

3. Exige más de lo Normal

Todos conocemos a líderes que esperan que sus colaboradores trabajen el fin de semana y les envían correos electrónicos fuera de horas de trabajo esperando que les contesten inmediatamente

Todos los que hemos estado en esa situación la hemos odiado.

Un buen líder sabe que el tiempo que se pasa fuera de la oficina es importante para la salud y el aumento de la productividad de su equipo de trabajo, por lo tanto sabe que un descanso es un descanso.

También es importante mejorar tu tiempo en el trabajo, realizando las actividades que se deben de realizar y evitar pérdidas de tiempo. En esta infografía te mostramos como mejorar tu tiempo de trabajo y ser más productivo:

Optimizar el tiempo en el trabajo

Fuente: http://www.carlosnuel.com/infografia-siete-consejos-para-mejorar-tu-productividad-y-disminuir-el-estres.html

4. Siempre ve el Vaso “Medio Vacío”

Los malos líderes siempre aumentan los fracasos y minimizan los aciertos de su equipo.

Nadie quiere trabajar para una persona que nunca nota el buen trabajo. Si los empleados sienten que nada de lo que hacen está bien, su compromiso con la compañía se verá afectado. Un líder debe ser capaz de no solamente manejar los errores de su equipo sino también de hacer halagos cuando sea necesario.

5. Siempre tiene “Favoritos”

La mayoría de líderes no tienen problemas para castigar a los empleados que provocan problemas. Su error llega a la hora de actuar contra sus allegados. El mal líder oculta los problemas provocados por sus amigos y esto provoca un profundo descontento en el resto del personal.

6. Evita las Decisiones Difíciles

LasFrases Motivacionales que comúnmente dicen a su equipo son: “Este no es el momento adecuado”, “No puedo hacer nada”, etc., muy comunes en los lideres llenos de temor. Los líderes cobardes no deciden. Van en busca de excusas para no tomar ninguna decisión, permitiendo así que los problemas se agraven.

7. No Deja “Respirar” a sus Empleados

Este tipo de líderes buscan manejar hasta el último detalle del trabajo de sus equipos. El hacer esto desperdicia el tiempo del líder, el dinero de la empresa, sin mencionar que se vuelve sumamente incómodo para el trabajador.

Un líder debe saber lo que todos en la oficina están haciendo, pero sin preocuparse por los detalles, porque las tareas de los empleados son asignadas de acuerdo a sus conocimientos y habilidades para completarlas.

Al final del día, el buen líder sabrá decidir inteligentemente el grado de supervisión que necesita su equipo, en relación a los resultados que da.

Para ello, es importante aprender a delegar responsabilidades y hacerlo correctamente es lo que marcará la diferencia entre el éxito o el fracaso de una tarea:

8. Usa el Bullying como “Herramienta de Trabajo”

Bulling Laboral

Fuente: http://blog.cdconsultores.com.mx/2013/10/02/bullying-en-el-trabajo

Todos sabemos que la intimidación tiene efectos negativos en la moral, y aun así algunos jefes siguen utilizándola.

Es un hecho que el mundo profesional es competitivo, pero el miedo nunca será una buena motivación para ganar la carrera.

El trabajo de un buen líder es cortar este tipo de problemas si es que se presenta dentro del equipo, enseñándole a los demás con el ejemplo y subiendo los estándares de amistad y del cuidado mutuo sin ser jamás el causante de situaciones de desprecio.

9. No se “Conecta” con el Resto del Equipo

El miedo a las relaciones hace vulnerables a los líderes. Si ellos no se logran comunicar y relacionar a diferentes niveles con su equipo, no sabrán lo que en verdad piensan y necesitan los empleados, con esta actitud jamás podrán ser capaces de sacar lo mejor de ellos.

10. No Escucha

Muchos malos líderes creen que no pueden aprender nada de sus subordinados, por lo tanto no quieren escucharlos.

Se niegan a debatir con quien los cuestione, porque piensan que esto los “rebaja” y de esta manera se desperdicia el valioso talento de los trabajadores.

Fuente: www.seremprendedor.com.mx